viernes, 16 de noviembre de 2007

Rebelión

Rontxi:

Siento haber demorado el correo. He tenido problemas. El sábado se sublevaron los arenques. Uno se encadenó a la nevera para exigir un cambio de sexo. Le dije que no sabía cuál era su sexo y me respondió que él tampoco. Lo resolvimos a cara o cruz. Salió macho, así que hembra. Volvió tan contenta a la palangana. El otro se incrustó boca abajo en una maceta para autoproclamarse cactus, Cacto Arencus, dijo. Le he pegado unas tachuelas con loctite y lo he pintado de verde vejiga. Reconozco que es muy cómodo. No hay que regarlo.


Abrazos,

Tronch

1 comentario:

martin dijo...

Ese arenque que se encadenó a la nevera, ¿se llamaba Amor?
Mucho más íntimo este blog, ¿no?