miércoles, 21 de noviembre de 2007

Así

Mi mexicanizado y ágrafo Rontxi:

De camino a la pescadería, pasé frente al Bar Pote. Cuán grande fue mi sorpresa al ver subido, en la barra, a mi confundido, enamorado y emancipado arenque. Cantaba tristísimo un blues al camarero:

"...ese pajarraco,
que ya me dejó..."

Entré y le invité a una tapa de boquerones -qué más podía hacer-, te echaba de menos, hay muchos pájaros en el cielo, y volvimos a casa.

Ya estamos todos.


Abrazos,


Tronch

2 comentarios:

martin dijo...

a una tapa de boquerones?? eso es antropofagia arenquil!!

La duda: ¿llevaba el susodicho pez sombrero de mariachi? ¿hein?

María dijo...

¡¡boquerones!! me caería bien ese arenque!!

Vengo devz en cuando y me pego "la panzada!!"